Connect with us

Atletismo

JJ.OO: Historica participacion olimpica de Darlan Romani, cuarto en final de bala

Fuente: Atletismo Sudamericano.

Darlan Romani: un excepcional cuarto puesto en bala

Si bien el concurso de lanzamiento de bala no tuvo esta vez un final tan vibrante como el del Mundial de Doha 2019 -aunque con los mismos protagonistas- el nivel volvió a ser de excepción, a tono con lo que se está desarrollando  en estos Juegos Olímpicos de Tokio. Y en la jornada matutina de este jueves 5 de agosto, el estadounidense Ryan Crouser retuvo su corona de la especialidad con una marca sencillamente notable: 23,30 metros, a sólo 7 cm. del récord mundial que estableció hace pocas semanas en Eugene, durante los Trials de su país.

El brasileño Darlan Romani -después de batallar durante meses con múltiples problemas, que van desde las restricciones para entrenar por los confinamientos que causa el Covid, la falta de su entrenador Justo Navarro y algunas dolencias físicas- volvió a demostrar su gran calidad de competidor. Y su cuarto puesto constituye la mejor actuación jamás lograda por un atleta sudamericano en esta dura disciplina, mejorando a la vez su propio 5° lugar con el que había sorprendido hace cinco años durante los Juegos de Río.

Darlan Romani, el bravo lanzador surgido del estado de Santa Catarina, colocó un disparo de 21.88 metros en su primer intento. Si bien no le alcanzó para pelear con los medallistas, sí fue suficiente para establecer claras diferencias sobre el resto del grupo de finalistas. Darlan siguió con 21.22, 20.96, dos nulos y cerró con 20.70.

Crouser marcó su territorio de entrada y los 22.83 que colocó en su primer tiro ya le permitían superar el récord olímpico, los 22.52 con los que había ganado en Río 2016. Después, el coloso de Portland marcó registros inaccesibles para el resto: 2293, 22.86, 22.74 y 22.54. Y en el tiro final, bien concentrado, llegó a esos impresionantes 23.30, un nivel que desde hacía casi tres décadas nadie había logrado, salvo él, hace tan poco… y ahora.

La mayor lucha se dio por la medalla de plata entre dos campeones mundiales como el estadounidense Joe Kovacs y el neocelandés Tom Walsh. Y finalmente fue Kovacs quien prevaleció con 22.65, en tanto el oceánico volvió a forzar con su último tiro, llegando hasta 22.47 para asegurarse la medalla de bronce. Su compatriota Jack Gill -aquel prodigio de las categorías juveniles- al menos pudo estar en la final, donde se ubicó 9° con 20.71. Y el otro integrante del escuadrón USA, Payton Otterdahl, apareció por primera vez en las lídes olímpicas pero en el décimo lugar con 20.32. Detrás de Romani estuvo una de las sorpresas del día, el italiano Zane Weir, con 21.41.

Ryan Crouser se incorpora así al reducido grupo de lanzadores de bala que consiguieron retener el cetro olímpico. Los anteriores fueron sus compatriotas Ralph Rose (hace más de un siglo) y Parry O’Brien, el verdadero revolucionario de la disciplina en la década del 50 (campeón en Helsinki 52, Melbourne 56), además del polaco Tomasz Majewski, campeón en 2008 y 2012. Estados Unidos ha ganado 20 de los 30 títulos olímpicos disputados hasta el momento.

COMPARTIR

More in Atletismo