Connect with us

Atletismo

JJ.OO: El canadiense De Grasse hizo historia al ganar la final de los 200 metros

De Grasse: Nuevo campeón de los 200 metros

EL CANADIENSE LOGRO SU PRIMERA DE ORO EN LOS 200

Andre De Grasse ya no es casi un hombre. Finalmente, puede llamarse a sí mismo campeón olímpico.

El velocista canadiense con una colección de medallas de plata y bronce en campeonatos importantes logró por fin el oro y ganó los 200 metros masculinos el miércoles (4) en otra final súper rápida en los Juegos Olímpicos de Tokio.

De Grasse superó a sus rivales estadounidenses Noah Lyles y Kenny Bednarek en los últimos 50 metros para alzarse con la victoria en un récord nacional de 19,62, convirtiéndose en el primer hombre sin nombre de Usain Bolt en ganar los 200 metros olímpicos desde 2004.

Fue la quinta medalla olímpica de la carrera de De Grasse, y la que más cuenta.

«Lo hice», dijo el joven de 26 años. «He estado esperando este momento».

Bednarek ganó la plata con una marca personal de 19,68, mientras que el favorito antes de la carrera, Lyles, se conformó con el bronce con 19,74. El estadounidense Erriyon Knighton, de 17 años, terminó cuarto con 19.93 y Joseph Fahnbulleh de Liberia también estuvo por debajo de los 20 segundos para terminar quinto con 19.98.

La victoria puso fin a la larga espera de De Grasse por un elusivo oro, y llegó tres días después de que ganara el bronce en los 100 metros masculinos.

«He estado entrenando duro para este momento», dijo. «Regresé después de los 100 metros y estaba un poco decepcionado de mí mismo. Podría haberlo hecho mejor. Dije: ‘Tengo que ir y conseguir este 200 «.

Vaya y consígalo, lo hizo, corriendo una carrera inteligente y controlada desde el carril 6. Lyles, en el carril 2, y Bednarek, en el carril 7, iban un poco más adelante dando la vuelta a la recta. Los tres hombres estaban igualados en un punto antes de que De Grasse hiciera su movimiento, adelantándose en el sprint final de 50 metros hacia la línea.


«Mi entrenador me dijo que tengo que ir duro en la curva, tengo que quedarme con Kenny en la curva, él tiene una magnífica curva», dijo De Grasse. “Y una vez que salgas de esa curva, simplemente relájate y fluye, eso es en lo que eres bueno. Intente mantenerse suelto, relajado, siga bombeando. Sigue moviendo mis brazos y termina fuerte «.

Después de cruzar la línea, De Grasse yació de espaldas en la pista durante mucho tiempo. Se envolvió con la bandera canadiense y besó sus zapatos.

Se acabó la espera. El tercer canadiense en ganar los 100 metros olímpicos y el primero desde Percy Williams en 1928, De Grasse pudo relajarse y asimilarlo todo.

Durante la mayor parte de su carrera, De Grasse ha corrido a la sombra de Bolt, el gran jamaiquino que barrió los 100 y 200 metros en tres Juegos Olímpicos de 2008 a 2016. Con Bolt retirado desde 2017, el camino estaba despejado para velocistas como De Grasse para dar un paso adelante y alcanzar la cima del podio.

Hasta el miércoles por la noche, la colección de medallas olímpicas de De Grasse se veía así: 100 m de bronce en Tokio, 200 m de plata en Río, 100 m de bronce en Río, 4×100 m de bronce en relevos en Río. El resumen de los Campeonatos Mundiales de Hs fue similar: 200 m de plata y 100 m de bronce en 2019, 100 m de bronce y 4×100 m de bronce en relevos en 2015.

Ahora, puede agregar 200 millones de oro en Tokio 2020 a la lista.

Bednarek, de 22 años, mientras tanto, se enorgullecía de ganar la medalla de plata en sus primeros Juegos Olímpicos.

“Todo mi arduo trabajo ha valido la pena”, dijo. «Estaba liderando la carrera y esperaba salir con el oro, pero la primera vez que soy un atleta olímpico, la primera vez que corro los 200 metros y la primera vez que obtengo una medalla de plata, estoy contento con mi desempeño».

El tercer lugar no era lo que Lyles, el campeón mundial de 24 años, tenía en mente. Entró como el principal contendiente después de ganar las pruebas olímpicas de EE. UU. En un líder mundial de 19.74.

Desde el retiro de Bolt, Lyles había sido visto como el hombre a batir en los 200 metros, y había estado invicto en finales en la distancia este año hasta el miércoles por la noche.

El cuarto lugar marcó un resultado excepcional para Knighton, el adolescente que hizo un gran avance este año, estableciendo un récord mundial Sub-18 de 20.04 en las eliminatorias de las Pruebas de EE. UU. Antes de alcanzar un récord mundial Sub-20 de 19.84 en la final.

El momento de De Grasse puede ser ahora. Knighton puede ser el hombre del futuro.

En la noche del miércoles 4 de agosto en Tokio, la mañana para Argentina, el canadiense se llevó el oro con 19.62. Otros títulos: Chemutai en los 3.000 metros con obstáculos, Korir en los 800 metros y Nowicki en lanzamiento de martillo.

Por Luis Darío Pintos (Revista Atletismo Argentino)

Después de que el velocista italiano Lamont Jacobs se convirtiera en el sucesor de Usain Bolt en los 100 metros llanos, este miércoles 4 de agosto en la noche de Tokio, mañana para la Argentina, se disputó la final de los 200 metros llanos y fue el canadiense Andre de Grasse el que se quedó con la medalla de oro con un tiempo de 19.62, la cual pertenecía a Bolt desde los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Junto al canadiense, el podio lo completaron el estadounidense Kenneth Bednarek con 19.68 (plata) y su compatriota Noah Lyles 19.74 (bronce). La de De Grasse representa la octava marca histórica en la distancia y consigue el oro tras haber sido plata en los 200 metros en Río 2016 detrás de Bolt. En los 100 metros llanos de Tokio había obtenido este domingo la medalla de bronce con 9.89.

En la cuarta colocación llegó el sorprendente estadounidense de 17 años Erriyon Knighton, que completó la prueba con un tiempo de 19.93 siendo el atleta más joven que ha estado en una final olímpica. Recordemos que Knighton posee desde el 31 de mayo pasado el récord del mundo sub-20 y sub-18, con 19.84 que pertenecían a Bolt. Un dato importante es que Estados Unidos no ganó, hasta ahora, ninguna de las pruebas de velocidad, tanto en varones como en mujeres.

La ugandesa Peruth Chemutai, de 22 años, es la nueva campeona de los 3.000 metros con obstáculos. Se llevó el oro con récord nacional de 9:01.45 y se convirtió en la primera mujer de Uganda en ganar una medalla olímpica en cualquier deporte. La medalla de plata fue para la estadounidense Courtney Frerichs (9:04.79) y el bronce para la keniana Hyvin Kiyeng (9:05.39), que hace cinco años en Río 2016 había sido subcampeona olímpica. Chemutai conquistó su primer gran título internacional y es el tercer oro olímpico que consigue Uganda en toda la historia, teniendo en cuenta todos los deportes, y el primero para una mujer del país africano. Los otros dos títulos olímpicos del país también llegaron en atletismo, John Akii-Bua en los 400 metros con vallas de Munich 1972 y Stephen Kiprotich en el maratón de Londres 2012. En Tokio es la tercera medalla para Uganda tras la plata y el bronce de Joshua Cheptegei y Jacob Kiplimo en los 10.000 metros conseguidos el viernes 31 de julio. La campeona mundial, la keniana Beatrice Chepkoech, que posee el récord mundial (8:44.32) desde 2018, finalizó en la séptima posición, con un crono de 9:16.33. Junto a Chepkoech se presentaba como favorita la estadounidense Emma Coburn, bronce en Río, oro mundial en Londres 2017 y plata en Doha 2019, pero terminó 14° (9:41.50) y finalmente fue descalificada por pisar fuera de la pista.

En la final de los 800 metros masculinos, hubo 1-2 de Kenia con el triunfo de Emmanuel Kipkurui Korir con 1:45.06 y seguido por su compatriota Ferguson Cheruiyot Rotich con 1:45.23. Así Kenia sigue dominando esta distancia tras los oros de David Rudisha, en Londres 2012 y Río 2016. El bronce fue para el polaco Patryk Dobek con 1:45.39. Fue una carrera lenta tanto que la de Korir representa la peor marca ganadora desde los Juegos de Sidney 2000.

El polaco Wojciech Nowicki ganó el oro en lanzamiento de martillo masculino con una mejor marca personal de 82,52 metros, mientras que su compatriota Pawel Fajdek, en su tercer juego olímpico, obtuvo el bronce con 81,53. El noruego Eivind Henriksen consiguió la plata con un récord nacional de 81,58. Estas dos medallas para Polonia se suman a las conseguidas en lanzamiento de martillo por Anita Wlodarczyk (oro) y Malwina Kopron (bronce) y al oro en el primer relevo mixto de 4×400 metros.

Por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo, las pruebas combinadas de varones y mujeres se realizan al mismo tiempo. En el heptathlon femenino, concluida la primera jornada y con cuatro pruebas realizadas, encabeza la competición la holandesa Anouk Vetter con 3.968 puntos. La escoltan las belgas Noor Vidts (3.941) y Nafissatou Thiam (3.921), mientras que la colombiana Evelis Jazmín Aguilar está vigésima primera con 3.555 puntos.

En el decathlon para varones, realizada las cinco primeras pruebas, la competición es encabezada por el canadiense Damian Werner con 4.722 puntos. Es escoltado por el australiano Ashley Moloney (4.641) y el canadiense Pierce Lepage (4.529); mientras que el brasileño Luiz Felipe dos Santos se ubica en el decimosegundo puesto con 4.266 puntos.

En las semifinales de los 400 metros llanos femeninos todas las clasificadas a la final bajaron los 50 segundos. La jamaiquina Stephenie-Ann Mcpherson hizo el tiempo más rápido con 49:34, la dominicana Marileidy Paulino 49.38, la jamaiquina Candice McLeod 49.51, la bahameña Shaunae Miller-Uibo 49.60, la cubana Roxana Gómez 49.71, la estadounidenses Quanera Hayes 49.81 y la histórica Allyson Felix 49.89 y la británica Jodies Williams con 49.97.

En las semifinales de los 1500 metros llanos femeninos, la keniata Faith Kipyegon fue la más rápida de la clasificación general con 3:56.80. La australiana Jessica Hull con 3:58.81 logró el récord de Oceanía y la japonesa de 21 años Nozomi Tanaka mejoró su propio récord japonés con 3:59.19.

COMPARTIR

More in Atletismo