Connect with us

Atletismo

El peor final para las esperanzas de los atletas argentinos de cara al Sudamericano de mayores

Fuente: Por Ruben Aguilera.

Sudamericano de MayoresUna buena idea que terminó muy mal

La historia de esta participación argentina en el campeonato sudamericano de Guayaquil es el ejemplo más claro de cómo una buena idea puede terminal de la peor manera. En su momento la Confederación Argentina de Atletismo y la Secretaria de Deportes de la Nación se pudieron de acuerdo para que la primera solicitara a la Consudatle la organización del certamen continental y la segunda asegurar la financiación del mismo que incluía el alojamiento y alimentación de los integrantes de las delegaciones y una serie de gastos colaterales.Lograda de la Confederación Sudamericana la asignación de la sede y ante la ocasión de ser locales, a través de la Comisión Técnica se delineó un plan de preparación y posterior designación de un equipo completo integrado por dos atletas por prueba, algo imposible de concretar cuando se debe competir en otros países por los elevados costos de transportación aérea.

Todo el cronograma de torneos previstos para la oportunidad se cumplieron y la programación concluyó con la disputa de los Gran Prix sudamericanos efectuados en Concepción del Uruguay y el Campeonato Nacional efectuado en el mismo sitio.A partir de allí se designó el equipo completo que por primera vez en muchos años participaría en el más antiguo certamen de área que se realiza en el mundo desde 1919.

Eran 75 atletas, 34 mujeres y 41 varones que dieron rienda suelta a sus ilusiones y sueños y que fueron designados por la CADA en su boletín Nº 13 del 14 de abril.Luego vendrían los problemas cuando desde las altas esferas del Gobierno, ante el avance de los efectos de la pandemia en el país, se debió declinar la sede y con ello cambiaron abruptamente las reglas del juego.Era evidente que salvo que pudiera conseguirse un vuelo charter el equipo debería reducirse y ello sucedió y se adecuaron las cifras a lo que habitualmente pasa cuando se debe competir en el exterior.

Así fue como el 11 de mayo la CADA presentó su nuevo equipo con 50 atletas, 20 mujeres y 30 varones.Pero allí no terminaría todo dado que ayer, 20 de mayo, vemos con asombro que aquella lista, de por si reducida, volvió a ser disminuida por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) a la mínima expresión de 17 atletas y dos acompañantes.Sin dudas se ha jugado con los sueños de numerosos atletas. Se han realizado muchos esfuerzos en todo el proceso previo, atletas entrenando en la altura, otros como el velocista que dejó de lado su promisorio futuro entre los Pumas para intentar llegar a Tokio y quedó afuera.Este torneo no es uno más, es la última chance de lograr los registros o los puntajes necesarios para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por lo tanto es una responsabilidad del Enard asignar la financiación de este proceso que se da cada cuatro años y permite formar la delegación argentina. Sería interesante que se conociera el dictamen en el cual se basó su estudio para llegar a su resolución y quienes lo suscribieron.La pandemia trastornó todos los planes y en especial encareció los viajes internacionales. Las empresas aéreas han reducido la cantidad de los vuelos. Los costos de los pasajes han trepado a precios increíbles para los argentinos. Recién me cotizaron un valor de casi 300.000 pesos para un pasaje a Guayaquil con salida el lunes y retorno el lunes siguiente.

Una barbaridad que además se suma a un viaje de 23 a 26 horas con dos escalas, etc..Les hago llegar mi solidaridad a todos los atletas que han quedado afuera de esta participación y me gustaría que la comisión técnica de la CADA informara prontamente las pautas que tuvo para designar a los que quedaron y dejar afuera al resto de los atletas.Una historia que aun no ha escrito su última página pues seguramente el viaje de la delegación en dos tandas, con largas esperas en los aeropuertos, se dice que algunos irán vía Miami por ejemplo, y la posterior participación dará para muchos comentarios aún.

UNA VERGONZOSA HISTORIA

Por Alejandro Maldonado Casamajor.

Es vergonzosa la decisión del Enard, quitar el apoyo económico que supuestamente estaba asegurado hace solo 7 días atrás para que los atletas viajen a Guayaquil, y que de hecho tendría que haber sido utilizado para la concreción del Campeonato Sudamericano en la Argentina hace siete días atrás, juegan con las expectativas y las esperanzas de los deportistas, tiempo de entrenamiento, esfuerzo y todo lo que ya sabemos.

Ahora solo serán 17 atletas y 2 oficiales. Ya sé me van a decir los moralistas y defensores de lo indefendible: «con la situación epidemiológica del país te parece importante esto», a esos les quiero informar que el fútbol profesional, que ha demostrado no cumplir con ningún protocolo y festejamos la épica de un jugador-arquero, y programas de tv como Tinelli, y los que tienen 10 columnistas hablando estupideces, siguen como si nada. En algún momento el deporte será realmente una política de estado en la Argentina, por ahora sigue siendo un elemento para hacer política y figurar en las fotos.

COMPARTIR

More in Atletismo