Brote de Catriló: nueve positivos y 849 aislados. Hoy dos graves.

El brote de coronavirus (Covid-19) que se desató hace una semana en Catriló sumó 9 nuevos contagios, lo que elevó a 79 los casos activos en La Pampa, de los cuales dos se encuentran en «grave estado». Así lo confirmó ayer el Ministerio de Salud en el último parte epidemiológico, donde también se informó que registraron «20 casos sospechosos» en la ciudad de Santa Rosa.
La Pampa registró nuevos casos de coronavirus por séptimo día consecutivo: se trata de nueve personas residentes de Catriló, la localidad más afectada por la pandemia y principal foco de la enfermedad en la provincia. Este resultado surgió del análisis de 53 muestras que se hicieron en los laboratorios del Hospital Gobernador Centeno y el Laboratorio Central de la Dirección de Epidemiología.
En total en la provincia se han confirmado 87 casos para Covid-19 desde el inicio de la pandemia, de los cuales solo 8 están recuperados y 79 permanecen activos. Estos últimos están distribuidos de la siguiente manera: 5 casos en Santa Rosa, 1 en General Acha, 57 en Catriló, 8 en General Pico, 6 en Macachín, 1 en Embajador Martini y el restante en Villa Mirasol

Aislados y sospechosos.
Esta situación sanitaria obligó al Gobierno pampeano a aislar a 849 personas, por haber mantenido un «contacto estrecho» con alguno de los contagiados. Estos se encuentran en las localidades de General Acha, Macachín, Santa Rosa, Toay, Lonquimay, Anguil, Relmo, Guatrache, General Pico, Embajador Martini, Anchorena, Villa Mirasol y Catriló.
Por otro lado, como producto del programa de «Búsqueda activa de casos Covid-19», los agentes sanitarios detectaron en el barrio Río Atuel de Santa Rosa -donde visitaron 216 familias- un total de 20 casos sospechosos, por lo que se les tomó una muestra. «Estos presentaban alguna sintomatología respiratoria», precisaron desde la Provincia.

Uso de plasma.
A raíz del agravamiento de la situación clínica de dos pacientes, que están internados en el Centro Emergente de Asistencia Respiratoria de la capital pampeana, el Consejo Provincial de Bioética del Ministerio de Salud autorizó el uso de plasma.
La médica Ana Paula Portalez señaló que La Pampa está dentro del protocolo nacional para la utilización del plasma de pacientes recuperados y que, ante la falta de este insumo en la provincia, el sistema de Salud solicitó el envío a Bahía Blanca.
«Desde el momento que se aprueba el protocolo de acceso extendido a pacientes nuestros, y como en nuestro Banco de Sangre aun no contábamos con plasma de donantes recuperados, pedimos a Nación la posibilidad que nos presten de otra jurisdicción, entonces lo hicimos a Bahía Blanca que también tienen un protocolo para uso de plasma», detalló al respecto.
La profesional aseguró que en La Pampa son dos los pacientes que se encuentran internados -están en «grave» estado- y que califican para recibir plasma, «porque no puede recibir cualquiera, y los pacientes y familiares tienen que estar de acuerdo», precisó Portalez.

Cierre en hospitales
El panorama se complejizó y obligó a tomar medidas drásticas y no deseadas cuando hace exactamente siete días se detectaron los primeros casos del brote en Catriló. En este contexto en el Hospital Gobernador Centeno de General Pico debió cerrarse el ala de Salud Mental tras detectarse el contagio de una paciente con nexo epidemiológico fuera de la provincia.
En la capital pampeana, el Servicio de Emergencias Médicas (SEM) debió reacomodar su personal, debido a que muchos de los profesionales que allí se desempeñaban fueron contacto estrecho con una colega que en los últimos días dio positivo en el test de Covid-19. Otro de los servicios de salud pública que debió restringir su funcionamiento fue el del Hospital Evita. «Allí solo se atienden urgencia y controles indispensables», indicaron desde la Provincia.
En el ámbito privado, en Santa Rosa, la Clínica Modelo cerró sus puertas y solo atiende urgencias, en tanto que en General Pico el Instituto Medical Pico se vio obligado a tomar la misma decisión a raíz de los contactos estrechos con casos positivos.
El complejo cuadro de situación epidemiológico y la posibilidad que se multiplicaran los contagios fue el disparador para que inevitablemente Santa Rosa, Toay, General Pico, Macachín y Catriló tuvieran que volver a Fase1.

Pacientes en «grave estado»
Hasta este jueves, la provincia de La Pampa continuaba con tres pacientes internados, de los cuales dos se encontraban en «grave estado», según informaron desde el Ministerio de Salud. Estas dos personas son residentes de la localidad de Catriló y se encuentran dentro del grupo que posee «factores de riesgo», mientras que el restante -que transita un cuadro leve a moderado- vive en General Pico y está alojado en el hospital Gobernador Centeno ubicado en esa localidad.

Fuente: Diario La Arena

COMPARTIR