Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Primero entrevistamos por Teléfono a la Profesora Leticia Llaneza entrenadora junto a Sandro Otero, del flamante subcampeón sudamericanos Santiago Madroñal en salto en alto, quien también obtuvo medalla de bronce en una posta de integración y 4to puesto en salto en largo en Cochabamba, Bolivia ubicado a 2500 metros sobre el mar.

Se mostró muy contenta con este logro y cerrando de esta manera un muy buen año. Ahora a descansar un poco y volver en el 2018 con nuevos objetivos.

 

Otro de los invitados fue Vitin Zanollo, quien también tuvo un año soñado, fue el campeón 2017 en la categoría Pichones y Adultas de la Asociación Alas Trenquelauquenses, además de otros logros como ser el primero en la región en la prueba desde Zapala que se diputo hace pocos días.

Además agrego que la semana pasada se realizó un encuentro regional de colombófilos en nuestra ciudad, donde se intercambió mucha información referente a la disciplina.

Esta actividad prácticamente no tiene descanso, las competencias terminaron, pero comienza el entrenamiento de los pichones que competirán el año próximo en esa categoría.

Dio detalles sobre el armado de los cazales y de el intercambio de reproductores con otros palomares en pos de conseguir una mejor descendencia.

Las nuevas tecnologías ayudan al mejoramiento de la actividad, los foros permiten intercambiar experiencias, las páginas Web a difundir los resultados y los software a corregir las diferencias de distancia entre distintos palomares.

 

Finaliza con buenos augurios para el año próximo.

 

NdeR: Vitin trabaja con las palomas desde el año 1974 y da la sensación de que esta tan entusiasmado como el primer día.

 

Origen en nuestro país

La Federación Colombófila Argentina reconoce el año 1886 como el de inicio de la colombofilia en la República Argentina con carácter deportivo.

Ese fue el año en que arribaron a nuestro país los ciudadanos belgas DUVIVIER y VAN DEN ZANDER, quienes emigraron con el fin de trabajar en una nueva fábrica de papel radicada en la ciudad de Zárate. Trajeron consigo algunas palomas mensajeras de su tierra natal. Construyeron sus palomares e iniciaron sus vuelos.

Las palomas eran colocadas en un carro a caballo que DUVIVIER llevaba a unos 10 kilómetros, donde procedía a la suelta, mientras que VAN DEN ZANDER esperaba su arribo.

Pronto muchos comenzaron a criar esas palomas mensajeras y en el año 1900 se funda la primera Asociación, "LA ZARATEÑA".

Eso no significa que no existieran palomas mensajeras en el país sino que éstas eran las primeras en ser entrenadas por civiles, convirtiendo la actividad en un deporte.