Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Torneo de bowling 154º Aniversario de Saladillo contó con más de 100 jugadores de todo el país y el gran triunfo del trenquelauquense Hugo “Toto” González, quien tras un año sin competir se trajo para la ciudad un jugoso premio. Junto a él estuvo Martín Bueno, quien se ubicó en el sexto lugar.

Ambos arribaron a la instancia final. González y Bueno dialogaron ayer con La Opinión y contaron un poco más sobre este deporte “nocturno” que busca seguir sumando nuevos adeptos. “El bowling se juega de noche” dijo Martín Bueno y para los más adolescentes es ya una “salida habitual”. De ahí que algunos se animen a llevarlo a otro nivel buscando las competencias. Trenque Lauquen ahora solo tiene un lugar donde poder practicar el deporte y algunos “cortocircuitos” estaría alejando a los jugadores de ese recinto.

El Torneo
A diferencia de torneos anteriores este año el campeonato se jugó con handicap y fue supervisado por la Confederación Argentina de Bowling. Con la presencia de más de 100 jugadores de distintas partes de la provincia y el país, se desarrolló el certamen 154º Aniversario de Saladillo.
Las competencias comenzaron el sábado en el Bar Tío Mito, en Avenida Rivadavia entre Roca y Sojo, y finalizarán el domingo. Participaron jugadores de 25 de Mayo, Junín, Azul, Bolívar, Olavarría, Chacabuco, Mar del Plata, Necochea, Villa Gesell, Bahía Blanca, Huinca Renancó, La Pampa y Trenque Lauquen, entre otras. “Todos jugadores de muy buen nivel” destacó José Capponi, uno de los organizadores del certamen, en un medio especializado.
Para Hugo González y Martín Bueno fue un excelente torneo. Ambos llegaron a la final pero el triunfo fue para solo uno. “Totó” González contó que llevaba un tiempo sin competir y fue por eso que tuvo handicap a su favor. La competencia inició el sábado con cuatro líneas por jugadores. De los 104 que lo hicieron clasificó la mitad a la siguiente instancia “a partir de ahí tiramos dos líneas y siempre fueron avanzando la mitad. A la final llegamos los ocho mejores” contó Bueno.
En cuanto al handicap, explicaron que este año se comenzó a usar este sistema en los torneos individuales. El jugador de la categorías A le da al cuatro palos al de la B y ocho al de la C 8; y el de la B le da 4 palos por línea jugada al C” detalló González. De esta manera se busca emparejar los niveles, algo que está dando resultado. La final fue realmente ajustada y González se levó el triunfo por una mínima diferencia, mientras que desde arriba su amigo Martín Bueno seguía con nerviosismo la resolución del torneo.

Sin límite
Este es un deporte que parece no cuestionar los límites de edades y en cada torneo jóvenes y mayores compiten de igual a igual. “En Villa Gesell ganó un hombre de 76 años. Tenia 12 palos de ventaja” contó Martín Bueno quien comenzó con esta actividad hace años. “Iba siempre a jugar al básquet al Club Argentino y un día había un cartel que anunciaba en torneo en Necochea y podías ir gratis. Así que empecé a jugar y clasifiqué. A partir de había no dejé más”. Por su parte “Toto” González, quien hace más de 20 años que practica esta actividad, recordó “yo era jugador de bochas y un amigo me incitó a jugar. Primero no me animaba porque lo veía difícil”. Han pasado varios años ya y ambos siguen firme en este deporte.
A fin de año la Federación Argentina de Bowling disputará los Torneo Nacionales en las tres categorías. Martín Bueno fue campeón de la B el pasado año y deberá ir por la defensa del título.

Fuente: Diario La Opinion