Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Así lo recordábamos:

Pocas veces un noticia conmovió a tanta gente, los ligados al deporte y los que no lo estaban, porque Raúl era como dice la canción de Alberto Cortez “Era el personaje, de la puerta abierta en cualquier hogar y era en nuestro barrio como del paisaje, el sereno, el cura y todos los demás”. Y Raúl era así el bonachón, el que siempre te recibía con una sonrisa, el que te preguntaba donde se podía ir a correr, el que recibía la ovación en cada edición de la Maraton de Reyes.

Sin ninguna duda el fue único en nuestra ciudad, por sus condiciones atléticas, por su constancia para entrenar, por su forma de ser. Pasaran muchos, pero muchos años para que Trenque Lauquen tenga un atleta así.

Los amigos, los conocidos y aquellos que solo lo seguían por los medios estuvieron presentes para acompañarlo a su descanso eterno, como dijera un conocido deportista “El solo monto este espectáculo, lastima que no lo pueda ver”.